La Energía Espiritual, es conocida bajo muchos nombres: “El Prana de La Vida”, “La Energía de Vida”, “La Luz de La Vida” y pare usted de contar... Esta energía se haya en todos nosotros,y la proyectamos de diferentes maneras pero unos la usamos para el bien y otros para el mal. Esta energía fluye en torno nuestro cuerpo como un río de luz, y da vida a cada uno de los órganos y sistemas de nuestro cuerpo. Esta energía fluye hacia y desde nosotros a través de los chakras o puntos energeticos. De momento llamaremos "cuerpo físico" a la realidad material del hombre formada por la energía más densa, la materia. Y llamaremos "alma" a la realidad energética interior y profunda, de la cual el cuerpo físico es sólo la forma, la expresión y el soporte. El alma es el principio de vida, y el cuerpo es la forma concreta que esa vida adquiere a efectos de vivir en el mundo material. En la cultura oriental se tiene un mayor grado de conciencia sobre lo que representa la energía espiritual, También conocida como “El KI” o “El Ying”. Esta energía nace con nosotros al momento en que venimos a la vida. El cultivar y mantener esta energía esta en nosotros, mediante el cultivo de la doctrina de no hacer el mal a nada ni a nadie, aprendiendo y realizando ejercicios que nos ayudaran a desarrollar y aumentar nuestra energía espiritual y la capacidad de proyectar esta energía hacia los demás seres humanos. Cuando se es criado bajo estos principios de bondad y conocimiento, estaremos capacitados para atraer y absorber la energía de la naturaleza misma y proyectarla concentrada hacia los otros seres humanos u elementos materiales que necesitemos para subsistir. Si hasta la materia es energía – y es Einstein el que lo demuestra –, con mucha mayor razón lo será el interior, o "contenido" de esta forma material que es el cuerpo físico. Hablar, de un "alma", de energía en el ser humano es hoy ya algo incontrovertible y no una simple cuestión de fe religiosa. Tenemos entonces, en el hombre, un cuerpo material y un "contenido" de energía, o alma, como expresión de la dualidad, forma y contenido. Pero si la materia es también energía, siendo lo más denso, todo en el hombre es energía. La concepción del hombre no puede ser como hecha de opuestos enfrentados, sino que debe de ser entendida como algo unitario y global. Es decir, el hombre no puede ser entendido desde la mentalidad especializada y fraccionada con que le trata la medicina convencional, sino desde el punto de partida de ser una entidad unitaria entendible sólo desde la globalidad y desde la energía. Por lo tanto el cuerpo del hombre es diferente a su interior anímico hay que tener presente que se trata de energías diferentes. El hombre es un compuesto de energías diversas, que se compenetran unas a otras reaccionando entre sí. De este modo, las causas en una cualquiera de estas energías producen efectos concretos en las restantes energías. Y también, una energía cualquiera no puede ser considerada de forma aislada, como si nada actuara sobre ella y como si no ejerciera efectos sobre el resto. Refirámonos, en primer lugar al cuerpo físico, que es la parte "humana" del hombre, por oposición a el alma, que es su parte espiritual o sobre-natural. Este cuerpo físico, o soporte humano del hombre, es perecedero y dependiente del tiempo y del espacio. El alma, por el contrario, es eterna y no depende de los parámetros tiempo/espacio. Por cuerpo, o soporte humano, entendemos aquí lo físico y lo psíquico, es decir, el cuerpo propiamente dicho y la psique, entendiendo por ésta al conjunto emocional y mental. Esta advertencia es relevante porque muchas personas entienden que el alma, por oposición al cuerpo, es la parte que piensa y siente, es decir, la psique humana, cuando la realidad es que la psique es parte de la "forma" humana material que constituye el soporte del alma de energía. Una es la energía propiamente corporal, y otras las que se refieren a las emociones y al pensamiento. Estas diferentes variantes de la energía propia del cuerpo humano se especifican en el Yoga a través de diferentes formas de energía o prana. Muy detallista a este respecto, mantiene una concepción que en nada ha variado durante muchos siglos. Lo importante es retener que el componente "humano" del hombre está formado por su cuerpo físico y por su psique –{emociones y pensamientos), a cuyo conjunto le llamamos "cuerpo" o "forma externa". Por el contrario, a su interior de energía, que es el alma. Es de esta forma y para dar un ejemplo, que cuando un niño se cría bajo las enseñanzas de libre pensamiento, enseñándole las formas de relajación y meditación adecuadas, enseñándole después que este aprendió a relajarse y luego a meditar, a concentrarse en los diferentes chacras y pasear su propia energía a través de estos, permitiéndole descubrir los secretos del “Cundalini” que al llegar a una edad de adolescencia, este podrá controlar y dirigir estas energía que se contienen en el cuerpo y que por estar despertando en forma incontrolada podrían dañar a este ser humano por no conocerlas y controlarlas y utilizándolas para que le ayuden a aprender los conocimientos de sus maestros en el colegio. De igual forma, canalizara esta energía hasta llegar a una edad adulta donde ya será un profesional y deberá tomar decisiones de trabajo que le ayudaran a desplegarse en la carrera que este eligió. Lo ayudara en la misma forma a hacer contacto con su pareja ideal y a traer nuevas criaturas a este mundo y a saber como proceder en la crianza de estos nuevos seres. Le ayudara a guiar a sus hijos a través del largo camino del aprendizaje, y luego lo encaminaran al nivel de la libertad espiritual donde deberá envejecer e inevitablemente morir Tao, chi, hombre, naturaleza y universo Estas palabras si las imaginamos como algo tangible, retrata los «animales protectores» que repre­sentan la esencia energética de nuestros órganos vitales. Aquí están presentes las ocho fuerzas de la naturaleza que se encuentran en el pakua que significa PA ocho y KUA cambio. (trueno/rayo, viento, agua, fuego, cielo, tierra, lluvia/lago y montaña). Asimismo, están representadas las fuerzas y energías universales, y en medio de todas ellas un ser humano conectado con el poder infinito del universo. Los tres tan tiens o conductos energeticos: el de la cabeza, el del corazón y el del bajo vientre, están activados por una delicada y alegre sonrisa interna. El mundo interno está conectado y en paz con el mundo externo. Por lo tanto podemos afirmar que El Aliento de Vida" Se considera como la fuerza vital o la energía que trasmite la vida. En otras culturas recibe el nombre de Prana para los indus, ki para los japoneses o Chi para los chinos, los aztecas la llaman Tonalli y los egipcios Ka ..... En casi todas las tradiciones encontramos una idea similar: el cuerpo se impregna de una energía que le confiere la vida de forma inteligente. La salud está íntimamente relacionada con la facilidad con que este Aliento de Vida, este fluido vital, se pueda mover con libertad por todo el organismo, colmándolo y nutriéndolo, de manera que aporte coherencia, reparación, regeneración y conexión con su esencia más profunda. El Campo Energético Humano, o Aura, es un campo multidimensional de energía que rodea y constituye al cuerpo humano. Esta energía fluye en torno nuestro cuerpo como un río de luz, y da vida a cada uno de los órganos y sistemas de nuestro cuerpo. Esta energía fluye hacia y desde nosotros a través de los chakras: portales, con forma de cono, de energía en rotación. Los chakras recogen la energía del Campo Energético Humano y la guían a través de nuestros sistemas y de vuelta al universo. Cuando desarrollamos bloqueos en nuestros chakras, se interrumpe el flujo de la energía, y finalmente de ello resulta la enfermedad. El mantener el buen flujo del Campo Energético Humano es la clave para tener una vida sana y feliz. En la Medicina Tradicional China, este flujo de la energía se conoce como el Chi. PARA QUE SIRVE LA ENERGIA La energía se encuentra en todos lados y aplicada a todos los objetos ya sea que se representa como movimiento o como estática, electricidad, calor etc. y es parte de la naturaleza misma de las cosas. La energia sirve como equilibrio o como creadora y modificadora de la materia (osea todo lo que existe). Recuerda la ley : La materia no se crea ni se destruye, solo se transforma.La Energía Espiritual, es conocida bajo muchos nombres: “El Prana de La Vida”, “La Energía de Vida”, “La Luz de La Vida” y pare usted de contar... Esta energía se haya en todos nosotros,y la proyectamos de diferentes maneras pero unos la usamos para el bien y otros para el mal. Esta energía fluye en torno nuestro cuerpo como un río de luz, y da vida a cada uno de los órganos y sistemas de nuestro cuerpo. Esta energía fluye hacia y desde nosotros a través de los chakras o puntos energeticos. De momento llamaremos "cuerpo físico" a la realidad material del hombre formada por la energía más densa, la materia. Y llamaremos "alma" a la realidad energética interior y profunda, de la cual el cuerpo físico es sólo la forma, la expresión y el soporte. El alma es el principio de vida, y el cuerpo es la forma concreta que esa vida adquiere a efectos de vivir en el mundo material. En la cultura oriental se tiene un mayor grado de conciencia sobre lo que representa la energía espiritual, También conocida como “El KI” o “El Ying”. Esta energía nace con nosotros al momento en que venimos a la vida. El cultivar y mantener esta energía esta en nosotros, mediante el cultivo de la doctrina de no hacer el mal a nada ni a nadie, aprendiendo y realizando ejercicios que nos ayudaran a desarrollar y aumentar nuestra energía espiritual y la capacidad de proyectar esta energía hacia los demás seres humanos. Cuando se es criado bajo estos principios de bondad y conocimiento, estaremos capacitados para atraer y absorber la energía de la naturaleza misma y proyectarla concentrada hacia los otros seres humanos u elementos materiales que necesitemos para subsistir. Si hasta la materia es energía – y es Einstein el que lo demuestra –, con mucha mayor razón lo será el interior, o "contenido" de esta forma material que es el cuerpo físico. Hablar, de un "alma", de energía en el ser humano es hoy ya algo incontrovertible y no una simple cuestión de fe religiosa. Tenemos entonces, en el hombre, un cuerpo material y un "contenido" de energía, o alma, como expresión de la dualidad, forma y contenido. Pero si la materia es también energía, siendo lo más denso, todo en el hombre es energía. La concepción del hombre no puede ser como hecha de opuestos enfrentados, sino que debe de ser entendida como algo unitario y global. Es decir, el hombre no puede ser entendido desde la mentalidad especializada y fraccionada con que le trata la medicina convencional, sino desde el punto de partida de ser una entidad unitaria entendible sólo desde la globalidad y desde la energía. Por lo tanto el cuerpo del hombre es diferente a su interior anímico hay que tener presente que se trata de energías diferentes. El hombre es un compuesto de energías diversas, que se compenetran unas a otras reaccionando entre sí. De este modo, las causas en una cualquiera de estas energías producen efectos concretos en las restantes energías. Y también, una energía cualquiera no puede ser considerada de forma aislada, como si nada actuara sobre ella y como si no ejerciera efectos sobre el resto. Refirámonos, en primer lugar al cuerpo físico, que es la parte "humana" del hombre, por oposición a el alma, que es su parte espiritual o sobre-natural. Este cuerpo físico, o soporte humano del hombre, es perecedero y dependiente del tiempo y del espacio. El alma, por el contrario, es eterna y no depende de los parámetros tiempo/espacio. Por cuerpo, o soporte humano, entendemos aquí lo físico y lo psíquico, es decir, el cuerpo propiamente dicho y la psique, entendiendo por ésta al conjunto emocional y mental. Esta advertencia es relevante porque muchas personas entienden que el alma, por oposición al cuerpo, es la parte que piensa y siente, es decir, la psique humana, cuando la realidad es que la psique es parte de la "forma" humana material que constituye el soporte del alma de energía. Una es la energía propiamente corporal, y otras las que se refieren a las emociones y al pensamiento. Estas diferentes variantes de la energía propia del cuerpo humano se especifican en el Yoga a través de diferentes formas de energía o prana. Muy detallista a este respecto, mantiene una concepción que en nada ha variado durante muchos siglos. Lo importante es retener que el componente "humano" del hombre está formado por su cuerpo físico y por su psique –{emociones y pensamientos), a cuyo conjunto le llamamos "cuerpo" o "forma externa". Por el contrario, a su interior de energía, que es el alma. Es de esta forma y para dar un ejemplo, que cuando un niño se cría bajo las enseñanzas de libre pensamiento, enseñándole las formas de relajación y meditación adecuadas, enseñándole después que este aprendió a relajarse y luego a meditar, a concentrarse en los diferentes chacras y pasear su propia energía a través de estos, permitiéndole descubrir los secretos del “Cundalini” que al llegar a una edad de adolescencia, este podrá controlar y dirigir estas energía que se contienen en el cuerpo y que por estar despertando en forma incontrolada podrían dañar a este ser humano por no conocerlas y controlarlas y utilizándolas para que le ayuden a aprender los conocimientos de sus maestros en el colegio. De igual forma, canalizara esta energía hasta llegar a una edad adulta donde ya será un profesional y deberá tomar decisiones de trabajo que le ayudaran a desplegarse en la carrera que este eligió. Lo ayudara en la misma forma a hacer contacto con su pareja ideal y a traer nuevas criaturas a este mundo y a saber como proceder en la crianza de estos nuevos seres. Le ayudara a guiar a sus hijos a través del largo camino del aprendizaje, y luego lo encaminaran al nivel de la libertad espiritual donde deberá envejecer e inevitablemente morir Tao, chi, hombre, naturaleza y universo Estas palabras si las imaginamos como algo tangible, retrata los «animales protectores» que repre­sentan la esencia energética de nuestros órganos vitales. Aquí están presentes las ocho fuerzas de la naturaleza que se encuentran en el pakua que significa PA ocho y KUA cambio. (trueno/rayo, viento, agua, fuego, cielo, tierra, lluvia/lago y montaña). Asimismo, están representadas las fuerzas y energías universales, y en medio de todas ellas un ser humano conectado con el poder infinito del universo. Los tres tan tiens o conductos energeticos: el de la cabeza, el del corazón y el del bajo vientre, están activados por una delicada y alegre sonrisa interna. El mundo interno está conectado y en paz con el mundo externo. Por lo tanto podemos afirmar que El Aliento de Vida" Se considera como la fuerza vital o la energía que trasmite la vida. En otras culturas recibe el nombre de Prana para los indus, ki para los japoneses o Chi para los chinos, los aztecas la llaman Tonalli y los egipcios Ka ..... En casi todas las tradiciones encontramos una idea similar: el cuerpo se impregna de una energía que le confiere la vida de forma inteligente. La salud está íntimamente relacionada con la facilidad con que este Aliento de Vida, este fluido vital, se pueda mover con libertad por todo el organismo, colmándolo y nutriéndolo, de manera que aporte coherencia, reparación, regeneración y conexión con su esencia más profunda. El Campo Energético Humano, o Aura, es un campo multidimensional de energía que rodea y constituye al cuerpo humano. Esta energía fluye en torno nuestro cuerpo como un río de luz, y da vida a cada uno de los órganos y sistemas de nuestro cuerpo. Esta energía fluye hacia y desde nosotros a través de los chakras: portales, con forma de cono, de energía en rotación. Los chakras recogen la energía del Campo Energético Humano y la guían a través de nuestros sistemas y de vuelta al universo. Cuando desarrollamos bloqueos en nuestros chakras, se interrumpe el flujo de la energía, y finalmente de ello resulta la enfermedad. El mantener el buen flujo del Campo Energético Humano es la clave para tener una vida sana y feliz. En la Medicina Tradicional China, este flujo de la energía se conoce como el Chi. PARA QUE SIRVE LA ENERGIA La energía se encuentra en todos lados y aplicada a todos los objetos ya sea que se representa como movimiento o como estática, electricidad, calor etc. y es parte de la naturaleza misma de las cosas. La energia sirve como equilibrio o como creadora y modificadora de la materia (osea todo lo que existe). Recuerda la ley : La materia no se crea ni se destruye, solo se transforma.

Imagen: